El estado del asfalto del circuito de Silverstone ha impedido que se celebraran las carreras de MotoGP, Moto2 y Moto3

El gran premio de Gran Bretaña se ha cancelado este domingo debido al estado del asfalto del circuito de Silverstone y a las precipitaciones que han caído a lo largo de toda la jornada. Por primera vez desde 1980, la organización del Mundial de motociclismo ha tenido que cancelar un gran premio en una jornada en la que únicamente se han podido celebrar las sesiones de calentamiento. Previamente, durante el día de ayer, se alteró el horario de carreras para situar a la categoría de MotoGP en la primera posición para evitar la fuerte lluvia que se esperaba a media mañana.

Sin embargo, esta alteración no ha impedido el retraso en la salida de la categoría de MotoGP, primero, y la cancelación final de todo el gran premio, después. Los pilotos de la máxima categoría habían llegado a formar en sus posiciones de parrilla, pero las condiciones de la pista han desaconsejado que se iniciara la prueba. Finalmente, casi cinco horas después, la organización, de manera conjunta con los equipos y los pilotos, ha decidido cancelar el gran premio de Gran Bretaña a la vista de la ausencia de mejoras en las condiciones meteorológicas. 

Álvaro Bautista: “La pista estaba en condiciones complicadas, porque no drena toda el agua que ha caído y esta se quedaba estancada. Era una situación peligrosa para todos porque esto producía aquaplanning, y hemos decidido que lo mejor que podíamos hacer era no correr. Creo que hemos tomado la mejor decisión posible”.